¿Qué es la CADENA DE ACCESIBILIDAD?

Somos conscientes que la ACCESIBILIDAD aporta autonomía, mejora la calidad de vida y genera igualdad de oportunidades, por lo que nos beneficia a todos y a todas ya que permite nuestra integración social.

Pero, ¿Qué pasa cuando esto no es posible?, es decir, cuando nos encontramos barreras para poder realizar la actividad que deseamos. Pues diríamos que aquí entra en juego el concepto de CADENA DE ACCESIBILIDAD.

La norma UNE 170001.Accesibilidad Universal define la CADENADE ACCESIBILIDAD como:

“El conjunto de elementos que, durante el proceso de la interacción del usuario con el entorno, permiten el desarrollo de las actividades previstas en él.”

Debemos considerar la accesibilidad no como el análisis de situaciones puntuales en la vivienda, espacio urbano o transporte, sino como un conjunto de acciones que están vinculadas entre sí.

El desplazamiento de una persona entre un punto de origen y uno de destino, implica traspasar los límites entre la edificación y el espacio público o entre éste y el transporte, por lo que es esencial que la exista continuidad en la cadena de accesibilidad y no se corte. De nada nos sirve, que el origen y el destino sean accesibles si el itinerario no lo es.

Fuente: COCEMFE https://observatoriodelaaccesibilidad.es/archivos/3104

¿Qué ESLABONES forman la CADENADE ACCESIBILIDAD?

No sólo nos referimos a una rampa, pavimento en perfectas condiciones o al ascensor en un edificio. Tenemos que contemplar la ACCESIBILIDADUNIVERSAL, es decir, accesibilidad física, cognitiva, visual y auditiva.

Hay que considerar la ACCESIBILIDAD en los siguientes eslabones:

  • Espacios urbanos públicos.
  • Edificios.
  • Transporte
  • Comunicación
  • Itinerarios.
  • Localización, señalización e identificación.
  • Tecnología.

Vamos a verlo con un ejemplo.

Piensa en una actividad de tu vida diaria, como por ejemplo, salir de compras, ir a tu puesto de trabajo, al gimnasio, a un restaurante o a un teatro. Parece muy sencillo ¿verdad? Pero para muchas personas no lo es, ya que se encuentran múltiples barreras que se lo impiden.  

Imaginemos que queremos ir a ver una obra de teatro en la localidad donde residimos. Primero vamos a consultar en la página web la programación o llamamos para preguntar dicha información, pero ¿y si la web noes accesible o no podemos contactar por teléfono? se rompería el primer eslabón. En este caso, si existe la accesibilidad en la web y la compatibilidad con los productos de apoyo ¡Genial! ¡Podemos comprar la entrada!

No disponemos de coche adaptado, por lo que tenemos que trasladarnos en autobús urbano. ¿Qué pasaría si este bus no fuera accesible o nos encontráramos barreras arquitectónicas para llegar a la parada de bus? Que nuevamente se rompería un eslabón.

Salimos de casa y para llegar a la parada de bus tenemos que ir por la calzada porque el pavimento y la anchura de las aceras no me lo permiten ¡Qué mal! ¡Espero que no nos pillen! ¿Se ha roto la cadena? Claramente sí.

Menos mal que la marquesina es accesible. También, lo es el autobús urbano y nos deja en la misma puerta del teatro ¡Estupendo!

Al llegar al teatro nos encontramos con una escalinata imposible de subir con nuestra silla de ruedas ¿Qué hacemos? No podemos entrar…otra vez se rompe la cadena. Sin embargo, mirando a un lado, vemos una señalización, que indica “Itinerario accesible de entrada” es de fácil lectura, además contiene pictogramas y está en Braille. ¡Ahora sí que podemos acceder al edificio!

Ahora nos encontramos con otro problema, no nos permiten entrar con nuestro perro guía… Hablando se entiende la gente ¿no? Explicando al personal que tengo todo el derecho de poder entrar junto con mi perro. Al final, rectifican y dicen que no tenían conocimiento de este derecho, ¡ay! Hace falta todavía mucha formación sobre este tema…

¡Por fin podemos entrar! Me comentan que la obra de teatro va a ser accesible e inclusiva con una intérprete de Lengua de Signos y además los actores y actrices son personas con discapacidad intelectual ¡Qué maravilla!

Como queda tiempo para que empiece la obra, decimos ir a la cafetería del teatro que está en la segunda planta, pero ¿hay ascensor? Me dicen que hay uno que está al lado del almacén, ¿es un sitio apropiado para un ascensor? Yo diría que no, debe estar correctamente señalizado y cerca de la entrada principal. Al final llegamos a la cafetería y nos encontramos que es completamente accesible ¡Qué bien!

Antes de entrar a la obra de teatro, necesito ir al baño ¿habrá baño adaptado? ¿Se romperá la cadena? Preguntamos… Nos informan que hay uno adaptado, y además podemos entrar mi cuidador y yo. ¡Genial!

Empieza la obra de teatro…seguro que lo pasamos muy bien.

Esta historia que acabamos de relatar, no es irreal,  es el día a día de muchas personas. Es una odisea por la que no tienen que pasar si se cumpliera correctamente la CADENA DE ACCESIBILIDAD.